Dubai, la ciudad vertical, construida en medio del desierto y una tierra en la que el sol se puede disfrutar durante todo el año. Un destino que nos ofrece todos los atractivos de las ciudades más modernas del planeta.

 

Dubai Fountain. 

Junto al centro comercial Dubai Mall se encuentra el lago artificial más grande de la ciudad.

Cómo pasa con la fuente del Hotel Bellagio en Las Vegas, éste sistema, desarrolla coreografías espectaculares tanto con ritmos locales cómo los sonidos más conteporáneos.

A diferencia de la que se encuentra en EEUU, es la fuente más grande del mundo de este tipo jamás construida.

Burj Khalifa.

A día de hoy, está considerado como el edificio más alto del mundo.

Sus 828 metros se levantan majestuosos sobre la gran urbe.

En el piso 124 (de los 163 que tiene), existe un observatorio con una visión sobre la cuidad de 360º.

Las visitas guiadas por la estructura rondan los 90 minutos y dicen que ver la puesta de sol desde el mirador supone una de las actividades más gratificantes que se pueden hacer en nuestra visita.

Burj Al Arab.

El hotel más lujoso del mundo, el único que cuenta con 7 estrellas.

Su forma, nos recuerda a una vela.

Sólo tiene habitaciones tipo suite y sus más de 300 metros de altura, lo hacen impresionante a la vista y los sentidos.

Si lo queremos visitar, sin necesidad de alojarnos, debemos de hacer una reserva en alguno de sus lujosos y caros restaurantes.