El bambú es un elemento arquitectónico que está adquiriendo bastante relevancia en algunas zonas del mundo para la construcción de edificios.

Las características propias de este material hacendé él un material resistente y bueno para la construcción. Por su propia forma el bambú es un elemento manejable ya que no necesita de grandes o costoso instrumentos de trabajo para manipularlo. Una  sierra común nos puede servir para trabajar el bambú, pese a que se pueda trabajar de una manera más bien fácil su constitución le otorga unas características especiales de rigidez y de belleza ya que su color verde es muy atractivo a la hora de decorar una casa.

A excepción de en la chimenea el bambú es utilizado como elemento de construcción en cualquier parte de la casa. La idea general es ir combinando este material con otros materiales reciclados con los que poder realizar construcciones más sostenibles y amigables con el medio ambiente.

Hay que ser conscientes que un material como el bambú viene de zonas de  la tierra con un clima muy concreto como pueden ser China o Indonesia por poner un ejemplo. Frente a otro tipo de construcciones las que se realizan por estas zonas de la tierra responden a unas circunstancias muy concretas, como por ejemplo las grandes épocas de lluvias, lo que les lleva a construir edificaciones con grandes techumbres normalmente de más de ocho metros con el fin de solventar las condiciones climáticas.

La idea de la utilización de un material como el bambú son todas las ventajas que ofrece como su resistencia, poco peso y fácil transporte entre otras cosas; lo que hace del bambú un material con muchas posibilidades tanto aquí como en cualquier otro lugar, adaptándolo a las circunstancias del lugar propiamente dicho, ya que no el clima no es el mismo en China que en Finlandia.