Si hay un arquitecto que defiende la fragilidad del planeta, nos referimos a Huw Heywood. Nuestras acciones sobre el medio-ambiente, recaen directamente sobre esos resultados.

Ha escrito un libro titulado “101 reglas básicas para edificios y ciudades sostenibles” donde nos enumera una serie de acciones y reglas básicas para que nosotros mismos no nos convirtamos en victimas de nuestra propia fragilidad. Abarca temas sobre el ruido, las plantas, las energías renovables y un largo etcétera.

A continuación vamos a detallar las más relevantes :

El medioambiente tiene una escala individual, otra ciudadana y una tercera global.

 El edificio más ecológico puede ser el que no se construye: urge contemplar  opciones como sanear, restaurar, reubicar, racionalizar, compartir o reorganizar antes de ponerse a construir.

Una ciudad activa, en la que los ciudadanos caminan y pedalean es una urbe más sana, más económica, más sostenible y más segura.

No existe la temperatura perfecta para todos. Saber convivir también es una escuela.