El ladrillo cara vista

El ladrillo está ampliamente extendido en la construcción actual de todo tipo de edificios de viviendas y otros en general, aunque tenga ya, unos 11.000 años de historia. El modelo que nos ocupa en éste caso, el denominado cara vista tiene una estética excepcional, está fabricado con elementos ecológicos que respetan el medio ambiente.

Existen cuatro tipos de terminaciones tradicional, clinker, esmaltado y gres.

Debido a la versatilidad a la hora de su proceso de fabricación, podemos obtener ladrillos cara vista que sean hidrófugos, con más o menos resistencia, absorventes.

Su uso crea tendencia y hay manzanas en las grandes ciudades del mundo, donde todos sus edificios luces fachadas con este material.

La terminación puede ser de colores, desde los más vistosos, hasta tonos ocre o pastel. Es un material que va creando tendencia, incluso en decoración interior.

En construcciones especiales podemos fabricar piezas y/o terminaciones especiales, para salvar cualquier obstáculo arquitectónico que pueda surgir.

También se aplica porque da un aire industrial a las nuevas construcciones.