El ayuntamiento de Goteborg, la segunda ciudad más importante de Suecia, ha sido el promotor de este proyecto que buscaba la creación de un paso peatonal sobre el histórico Vallgraven, un foso del siglo XVII que rodea el centro histórico de la ciudad, como parte de un plan urbanístico global para la regeneración de los barrios colindantes.

El equipo de Andersson plantea una solución fabricada con CFRP (polímero reforzado con fibra de carbono), un material compuesto que cuenta con una relación ideal peso-fuerza, durabilidad y resistencia a la corrosión, cualidades que lo hacen ideal (y habitual) en la fabricación de cabinas y alas de aeronaves, y que empieza a ganar seguidores en la construcción de estructuras debido a su fuerza y ligereza.

Situado entre las pasarelas Roselund y Viktoria, en Kungsparken, el Arkitektbron (o Puente del Arquitecto en lengua castellana) dibujará de forma circular un paso sobre el foso ofreciendo con su abertura una generosa terraza donde los viandantes podrán sentarse a descansar a la orilla del agua. Gracias a esta disposición, el puente, concebido inicialemente como estructura pasante, se convierte en espacio urbano valorizado a modo de anfiteatro en el que visitantes y locales podrán reunirse para ver una obra de teatro, escuchar música, leer un libro hacer un picnic.

El Arkitektbron incorpora además un sistema interior de calor que permite mantener la estructura libre de hielo y nieve durante los fríos inviernos suecos, y un sistema de iluminación LED. Los pasamanos se diseñarán en vidrio para permitir a los más pequeños observar la corriente de agua que discurre por el Vallgraven.