La típica imagen asturiana no estaría completa sin la figura del hórreo. Uno de los ejemplos de arquitectura popular más fuertemente arraigados que puedan encontrarse en España. Hay diversas tipologías, como los hórreos y las paneras, que forman un patrimonio a conocer.

  • El hórreo es una construcción destinada a guardar y conservar los alimentos alejados de la humedad y de los animales para mantenerlos en un buen estado de conservación. Su estructura sobre pilotes lo mantiene sobreelevado para evitar la entrada de humedad y de animales (especialmente ratones y otros roedores) desde el suelo y por permitir la ventilación a través de ranuras en las paredes.
  • Las paneras cumplen las mismas funciones que los hórreos pero se distinguen de ellos principalmente por el tejado. Los hórreos tienen tejados a cuatro aguas que se unen en el punto superior, mientras que las paneras tiene tejado con caballete. Además, las paneras por lo general están asentadas sobre más de 4 “patas” o pegollos.

Hablando de los hórreos y paneras asturianos, se pueden describir 3 estilos decorativos desarrollados a lo largo de una extensa historia que llega hasta la Edad Media. El primero y más antiguo es el llamado Villaviciosa. En hórreos con este tipo de decoración fue donde se encontraron las fechas más antiguas que corresponden a principios del siglo XVI. Su concentración mayor se da en Villaviciosa, Piloña y Cabranes aunque se conservan ejemplos dispersos en casi todos los concejos del centro y este de Asturias.

El llamado estilo Allande puede ser visto en el concejo de Allande y en general en el Occidente. Sus ejemplos comienzan a verse a partir de mediados del XVIII y en todo el XIX, mayoritariamente asociado a paneras.

El estilo denominado “Carreño por ser en este concejo del Centro de Asturias donde se localiza una de las concentraciones más significativas de graneros decorados de dicha forma aunque las fechas más antiguas, de momento, han sido localizadas en Gozón“ . Aparece a mediados del siglo XVIII para llegar hasta los años cincuenta del XX. ¿Dónde verlos? Carreño, Gozón, Corvera, Castrillón, las parroquias a los pies del Monte Areo en Gijón.

Si pasas por Asturias y quieres conocer de cerca los diversos estilos de hórreos y paneras, puedes sumarte a alguna de las visitas guiadas por maestros horreros (constructores de horreos) que las asociaciones culturales regionales organizan periódicamente.

Los hórreos han sufrido el olvido y la subestimación durante mucho tiempo. Sin embargo, con una revaloración del patrimionio popular, van tomando un nuevo protagonismo. En ocasiones, veremos que su función original se ha perdido, y que empieza a formar parte del decorado del pueblo, de las casas o se les integra como garaje a la vivienda e, incluso, como vivienda temporal.

.