La arquitectura orgánica también llamada organicismo arquitectónico, se caracteriza por la búsqueda de la armonía entre la naturaleza y la funcionalidad.

La naturaleza durante mucho tiempo inspiro a los arquitectos por su armonía  y matemática que de ella se desprende solo hay que pensar en la espiral de Fibonacci.

La filosofía que sigue este tipo de arquitectura pivota sobre el argumento de respeto a la naturaleza y la no invasión del espacio natural.

Se considera como uno  de los grandes impulsores de este movimiento al arquitecto Frank Lloyd Wright  siguiendo una filosofía orgánica y respetuosa.

arquitectura organica

Uno de los principios de este tipo de arquitectura  son los materiales que usan para la construcción, los cuales deben ser elementos naturales o incluso reciclados. Buscando de esta manera el menor impacto en el medio ambiente.

La energía que se usará dentro de la construcción tiene que guiarse lógicamente por este tipo de axiomas que buscan el menor impacto en la naturaleza. Por esta razón la utilización de fuentes energéticas respetables con el medio ambiente tiene que ser un deber en el organicismo.

El estilo que suelen tener este tipo de construcciones son líneas sinuosas o que inducen al movimiento rompiendo con la estética de la línea recta tan poco frecuente en la naturaleza.

Pese a lo actual que parece este tipo de arquitectura, es una idea que ya se viene gestando desde la segunda mitad del siglo XX y ha sido esgrimida con fuerza y firmeza por otros arquitectos de renombre como por ejemplo Le Corbusier; Miss van der Rohe o Niemeyer entre otros.

Como conclusión podemos extraer que el entorno natural que nos rodea en cierta manera nos inspira para seguir una línea lo mas similar posible a la que la propia naturaleza con el paso de los  siglos fue modificando y adaptando hasta lograr el diseño óptimo.