La casa de la cascada, es una vivienda diseñada por el arquitecto Frank Lloyd Wright.

Conocida también como, la residencia Kaufmann, fue construida entre 1936 y 1939 sobre una cascada del río Bear Run, en el estado de Pensylvania.

Se convirtió en un icono de la época tras ocupar la portada de la revista Time en enero de 1938. El Instituto Americano de Arquitectura, la considera la mejor y más influyente obra de la arquitectura de ese País durante el siglo XX.

Tras la muerte de sus propietario originales, la casa fue donada por sus herederos para servir de museo. En los últimos 15 años, se calcula que ha recibido la friolera de 6 millones de visitantes.

Fallingwater sigue los principios de arquitectura orgánica enfatizados por Wright en su escuela y estudio Taliesin. Básicamente consiste en integrar en un edificio los factores ambientales del lugar, uso y función, materiales nativos, el proceso de construcción y el ser humano.

Durante su construcción, Wright, hizo un comentario a los propietarios sobre la vivienda que los dejó impactados : “Quiero que viváis con la cascada, no sólo que la miréis sino que se convierta en parte integral de vuestras vidas”