Este edificio se encuentra ubicado entre las calles de Moneda y Lic. Fue llamado Casa de las Campanas porque sirvió como taller para la fundición de las campanas de la Catedral en 1527.

Arquitectura_ Primer Imprenta en America_imagen anterior

El virrey Don Antonio de Mendoza estableció en el año de 1536 la primera imprenta de América.

En la sede inicial se instalaron los precursores, entre los cuales se hallaban los impresores Esteban Martín y Juan Paoli; la primera imprenta tomó de ellos su nombre. Juan Pablos pasó por varios  propietarios.

Arquitectura_ Primer Imprenta en America _fachada zocalo

Fue propiedad de la Orden de las Carmelitas Reformadas y parte del Convento de Santa Teresa la Antigua.

En 1847 las tropas norteamericanas ocuparon el convento destruyendo completamente el archivo.

En 1856 el Padre Maestro Ex provincial del convento Grande de Nuestra Señora de la Merced, Fray Ramón Dávila, vendió la casa al Licenciado Lucio Padilla.

En  1895, se vende la propiedad a Luisa María Magdalena Contreras, representante del hospital “San Andrés”.

En 1918 Arcadio Molina, director de los periódicos “La Lucha”, “La Flama” y “El Microbio”, se estableció como inquilino del inmueble.

En 1923  por 40 mil pesos, el ganadero Francisco Mier y Terán adquirió la casa.

En 1929 fue vendida por su viuda  a Ismael Rego, en ese momento ya funcionaba en el edificio entre otros negocios, la Imprenta y Papelería Militar “Marte”.

Arquitectura_ Primer Imprenta en America _lateral

En 1939 Amalia Hernández de Rojas compró el inmueble. Siete meses más tarde, se vuelve a venderá a María Ruiz Rueda, que  pidió el desalojo de los vecinos con la idea de modernizar el inmueble, aunque no le fueron autorizadas las obras.

María Ruiz Rueda vendió la casona de 383 metros cuadrados a su hermano Manuel por 250 mil pesos, cuando este fallece  en 1967, quedaría como única propietaria la misma María Ruiz.

Arquitectura_ Primer Imprenta en America _interior de manpostería

La construcción mantuvo la  mampostería intacta por más de 400 años.

Desde 1994, el recinto funciona como Centro de Extensión Educativa y Cultural de la UAM.