Se trata de una calle peatonal estrella de este destino, la cual alberga desde bares y restaurantes hasta galerías de arte

Si bien es cierto que hace poco el sur de la Florida estuvo afectado por el paso del huracán Irma, no lo es menos que sus habitantes, al igual que los dominicanos, tuvieron suerte de no ver su ciudad devastada como sucedió en la isla de Puerto Rico.

Visitar Miami Beach, un destino que requiere poca presentación, pocos días después del paso de ese fenómeno natural, sirvió para constatar que muchas son las áreas que han vuelto a su normalidad, como lo es Lincoln Road, la calle peatonal que funciona como centro comercial, una de las más concurridas de la ciudad de Miami Beach perteneciente al condado Miami-Dade.

Los amantes de la buena gastronomía, el buen vino y las compras encuentran en esta calle, con una extensión de 1.6 kilómetros, ubicada entre las calles 16 y 17, restaurantes, bares y tiendas, para un total de diez cuadras, iniciando en Collins Avenue y concluyendo en Alton Road.

Lo mejor de todo es que su repertorio comercial aloja firmas de todas las latitudes, como lo son Zara, TUMI, Anthropologie, Forever 21, H&M, Steve Madden, Uno de 50, GAP, Nike, Pottery Barn, Nespresso, Lululemon, Lucky Brand, Lacoste, J. Crew, John Varvatos, Fossil, Diesel, CB2, Banana Republic, Apple Store, Alchemist, Laduree, entre otras. Todas ellas en “el corazón de South Beach”, como suelen referirse a Lincoln Road.

La variedad de opciones gastronómicas la conforma una oferta que abarca alrededor de 40 establecimientos, muy cerca uno del otro, entre los que destacan The Meat Market, Rosa Mexicano, el super popular Nexxt, Cantinetta, Juvia, AltaMare Restaurant, Balans, Doraku Sushi, Aura, Colette Little French Bistro, entre otros. Hay comida para todos los gustos. La mayoría de los restaurantes se aprovechan del gran espacio que provee la calle peatonal para instalar mesas con parasoles al aire libre, donde los visitantes pueden disfrutar de sus comidas y del ambiente característico de la vía. Al caer el sol, el disfrute al aire libre en estos bares y restaurantes se duplica en los cientos de visitantes internacionales y locales. Es el lugar ideal para ir a relajarse después de un día de trabajo o de compras.

La gran variedad de palmeras, árboles y fuentes característicos de Lincoln Road, crea un ambiente totalmente paradisíaco. Algo que llamó mi atención es la colocación de platillos con agua a la entrada de la mayoría de los establecimientos comerciales, con el fin de que la gran cantidad de mascotas que por ahí se pasean con sus amos puedan saciar su sed. En Lincoln Road se puede apreciar el esmero con que son tratados los animales, a quienes les es permitida la entrada en casi todos los lugares que conforman la famosa calle que recibe diariamente cientos de visitantes que viven en el Sur de la Florida, así como turistas de todas partes del mundo. Es característico de Lincoln Road el asiduo desfilar de amos y mascotas, principalmente perros. De todo tipo, pequeñines y enormes caninos.

Esta vía es conocida como un lugar ideal para observar a las personas (“people watch”) que por allí se desplazan. Muchos personajes famosos, sobre todo del espectáculo, son asiduos visitantes, tal es el caso del cantante Enrique Iglesias y su novia Anna Kournikova, a quienes se les ha visto en uno de los cines más populares del Sur de la Florida, Regal Cinemas, ubicado en la esquina que conforma Lincoln Road con Alton Road, cita obligada en los días de lluvia, que no detienen a la famosa calle peatonal. Los amantes del cine se dan cita allí.

Las tiendas abren todos los días del año desde las diez de la mañana hasta las once de la noche.

La historia de Lincoln Road se remonta a 1912 cuando el empresario norteamericano Carl G. Fisher empezó a limpiar esta área, que para ese entonces eran manglares, y lo convirtió en el corazón social de Miami Beach. Fisher abrió su oficina de Real Estate en Lincoln Road a principios del siglo veinte. Pronto, la tienda por departamentos Saks Fifth Avenue y la Cadillac abrieron sucursales en la recién nacida Lincoln Road. Para ese entonces ya muchos llamaban a Lincoln Road “la Quinta Avenida del Sur.”

Para la década del 50, el arquitecto Morris Lapidus, conocido por haber diseñado el hotel Fontainebleau de Miami Beach, diseñó los jardines, fuentes, y un anfiteatro en Lincoln Road, que aún se mantienen.

Originalmente, Lincoln Road estaba abierta al tráfico vehicular. En la década del 60 la ciudad de Miami Beach aprobó cerrar la vía a los vehículos, convirtiéndola en lo que se conoce hoy como una de las calles peatonales más populares del mundo.

Almorzar o cenar en uno de sus tantos puestos gastronómicos, disfrutar un coctel, lo mismo que un café, caminar o ir de compras a Lincoln Road es, sin duda, un paseo que desearemos repetir.