Un poco de historia…. el hormigón armado.

Corría el año 1849 cuando, en la exposición industrial de París, un agricultor llamado Joseph Lambot presentó por primera vez, una barca de hormigón reforzado con hierro. Este invento, increíblemente, pasó desapercibido en la aquella época.

3 años más tarde, Francois Coignet, aplica estos principios de fabricación para hacer una cubierta sobre su casa. La formó en base a una capa de 30 cms de espesor y recogió los datos de dicha construcción en 1856 en su patente por haber utilizado hormigones.

William Boutland en el año 1854 hace un registro de una patente de hormigón reforzado con hierro para forjados, con un bajo coste y además con resistencia al fuego. Con todo ello y tras algunas investigaciones patentó el sistema en 1865 y creó su propia empresa constructora, utilizando las técnicas del trabajo con hormigón reforzado.

Hacia el año 1860, en Inglaterra, se empezaron a utilizar todas las técnicas existentes para la construcción de nuevos edificios y estructuras, pero localizadas a pequeña escala. Nada que ver con la construcción en Francia de la Librería Católica de Paris donde el arquitecto Eugéne Dupuis utilizó dichas técnicas a gran esacala.

Joseph Monier, construye en Francia otra estructura de hormigón armado con un procedimiento patentado, que crea una gran aceptación por el mercado, con lo que crea una empresa para poder explotarlo a gran escala.